Este 2021, Continuidad de Estudios Superiores (CES) trabajará con 97 estudiantes de Educación Superior para acompañarlos en esta nueva etapa.

Los desafíos que trajo la pandemia ya son familiares. Pero con el aumento de casos y nuevas restricciones de movilidad se hace evidente un desafío que miles de jóvenes han estado enfrentando: iniciar una nueva etapa de vida online.

Anais Gallardo (Arquitectura, Universidad Mayor) y Joaquín Soto (Ingeniería de Sonido, Duoc UC) fueron dos de estos jóvenes. Pertenecientes a nuestro programa CES, enfrentaron esta nueva etapa desde sus casas, y no en la vida de campus como habrían esperado. Actualmente, ambos se encuentran en el segundo año de sus carreras.

“Fue una situación extraña”, señala Joaquín cuando nos cuenta que alcanzó a tener una semana presencial de clases, antes de que las primeras cuarentenas fueran instaladas en el país. “Estaba la idea de que era probable que suspendieran las clases”. Anais, por su parte, solo conoció la universidad en el momento de la matriculación. Pero ambos describen de manera positiva su primer año.

“Tengo suerte de estar estudiando una carrera que me apasiona, estoy súper contento. Fue un año positivo a nivel académico”, cuenta Joaquín, quien destaca el cambio que tuvo desde el colegio hasta su carrera. “Me permitió darme cuenta que tengo algo que aportar y que cada uno puede encontrar un camino en donde le vaya bien”.

Para Anais fue un “año caótico”, porque en un principio no sabía que estudiar. “Pero algo me dijo que fuera por Arquitectura. Nadie antes en mi familia lo había estudiado, así que me lancé al agua nomás”. Señala que está contenta con su primer año y su desempeño. “Es una carrera que demanda mucho tiempo, pero he aprendido mucho y me he podido apoyar en mis compañeros/as y profesores”.

Herramientas para enfrentar un primer año online

Tanto Anais como Joaquín reconocen que la organización del tiempo es clave para poder tener un buen desempeño. Y también destacan la importancia de tener grupos de apoyo –ya sea en compañeros o familia– y momentos de distensión que permitan distraerse un poco de la vida universitaria.

Ambos cuentan que al momento de armar vida social con sus nuevos compañeros y compañeras, les permitió tener personalidades abiertas para armar grupos de amistad y de trabajo. “Soy una persona muy curiosa y siempre participó en las clases. Ahí me daba cuenta de otros compañeros que participaban también y hablábamos por interno sobre la carrera y otros temas”.

Anais, además de crear sus grupos de WhatsApp dentro de la carrera, participó en voluntariados en donde acompañaba a estudiantes de 4º medio que estaban por iniciar esta etapa, lo que le permitió tener un espacio personal para socializar y distraerse un poco de la carga académica.

La importancia de CES

El programa de Continuidad de Estudios es otra herramienta que les ayudó a navegar este primer año tan distinto. Joaquín describe el grupo actual del programa –que lo conforman 97 estudiantes– como “bastante homogéneo. Hay un interés de participar y de comprometerse con Formando Chile”.

Anais reconoce que no ha sido hasta ahora, un año después de haber comenzado a estudiar, del beneficio que ha sido CES para su vida. “Me ha permitido tener esa separación con lo académico. Los talleres han sido un apoyo enorme”, comenta. “Todos y todas estamos en las mismas, llenos de pruebas y trabajo, entonces sirve mucho tener esa reuniones en donde podemos conversar y distraernos un poco”.

Proyecciones a futuro

Es una pregunta difícil, dicen ambos entre risas. Pero encuentran algo en común: el interés de poder ayudar a otros.

Joaquín explica que tiene gran interés por el lado de producción musical y post-producción de sonido en cine. Cuenta que siempre está dispuesto a ayudar a sus compañeros cuando no entienden ciertas materias, y es algo que le permite expandir sus conocimientos.

Anais ha visto como la carrera le ha permitido desarrollar capacidades, como el trabajo a presión y la organización. Actualmente realiza ayudantías a los estudiantes que entran nuevos en su Facultad, y ha recibido comentarios positivos de sus compañeros y profesores. “Creo que con la Arquitectura, me gustaría aportar desde la docencia”, termina.