Con marzo iniciamos un nuevo año escolar en nuestra Escuela de Formación para el Ingreso a la Educación Superior (EFIES), con la participación de más de 350 estudiantes de IIIº y IVº medio. Aprovechamos la instancia para conversar con el equipo profesional de la EFIES, para conocer sus prioridades y desafíos para este año que comienza.

Para alguien que no conozca la EFIES, ¿cómo la describirían y que la diferencia de otros programas educativos?

Camila Riquelme, Directora de laEFIES

Camila Riquelme, Directora de la EFIES: Yo siempre explico la EFIES diciendo que es como un preuniversitario, pero que es mucho más que eso. Creo que dentro de las cosas que nos diferencia de otro modelos está el trabajo que hacemos en conjunto de lo socio-emocional con lo académico, porque entendemos que la brecha está en estas dos partes y para nuestro objetivo, que es que los y las estudiantes ingresen y permanezcan en Educación Superior (ESUP), sería un despropósito trabajarlas por separado.

Por otro lado la EFIES es más que un Pre-U porque trabajamos para generar sentido de comunidad en las salas de clases, entre los estudiantes y con los profes. Para que los y las estudiantes sientan que este es un espacio seguro, que nos preocupamos por ellos y ellas. Hay espacio para la individualidad, no son sólo un número. Nos importan ellos también como personas. Es uno de nuestros objetivos principales que logren generar vínculos entre sus pares que les sirvan en el futuro de soporte en su experiencia de ingreso y permanencia en ESUP.

Daniel Orrego, Coordinador de Desarrollo Académico

Daniel Orrego, Coordinador de Desarrollo Académico: A diferencia de otros programas educativos, la EFIES se preocupa de otorgar herramientas a las y los estudiantes para promover instancias de autoconocimiento que les permitirá reducir el miedo y la ansiedad que genera el sistema de acceso a la educación superior. También proveemos orientación vocacional a quienes tengan más dudas respecto a qué carrera estudiar.

Mariana Cordero, Coordinadora de Desarrollo Vocacional: Una forma de describir a la EFIES  es reconociéndola como un programa de estudios que busca potenciar y desarrollar de manera íntegra a jóvenes que están construyendo sus objetivos. Es un proyecto que se compone de diversos factores como sus lineamientos internos, misión, organización y el trabajo en equipo que hacemos día a día en conjunto a nuestro gran equipo de profesores, pero considero que el factor más grande y preponderante son nuestros estudiantes.

La EFIES no sería la misma sin la calidad de estudiantes que tenemos, son personas motivadas, con grandes sueños, perseverantes y cada uno cuenta con tremendas habilidades personales que permiten que el aprendizaje de todos sea más fructífero. Finalmente, son ellos los que movilizan nuestro quehacer y creo que esto es algo que destaca a nuestro programa. En este sentido, estas cualidades comunitarias, la manera que tenemos de ver a nuestros estudiantes, la forma de entender que su desarrollo para la educación superior no solo se compone de habilidades académicas, sino también personales, hace que la EFIES sea un programa único y con un sello propio. 

¿Qué balance harían de la EFIES durante el 2020, y cuáles son los principales desafíos para este año?

Camila Riquelme: El gran desafío del 2020 fue instaurar el formato de EFIES online, no solo como programa sino también por lo desafiante que era para nuestros y nuestras estudiantes adaptarse a esta nueva vida, cuando la mayoría no contaba con los recursos necesarios para tener una buena experiencia, sumándole a estos que fueron sus familias las más afectadas por la consecuencias colaterales de esta pandemia, lo que les implicó una gran carga emocional. Esto implicó varias deserciones el primer semestre.

Sin embargo, a medida que pasó el tiempo logramos repuntar, conseguimos chips y tablets para facilitarles. Todos y todas, en conjunto, nos fuimos adaptando mejor al formato online, descubriendo nuevas modalidades y plataformas que facilitan nuestro trabajo.

Ignacio Castillo, Coordinador de Sedes

Ignacio Castillo, Coordinador de Sedes: Fue un año complejo, de mucha adaptación, que evidenció aún más desigualdades que se viven en varios sectores de Chile. Si bien  creo que como organización logramos adaptarnos, a lo largo del país, y a pesar del gran esfuerzo de las comunidades educativas, las brechas se harán más grandes. Para este año debemos asumir que la tecnología llegó para quedarse, debemos continuar adaptándonos y asumir que educar también significa entregar herramientas digitales. Por otro lado buscar llegar a más estudiantes, y tratar de disminuir las brechas.

Camila Riquelme: Este año hemos decidido iniciar el primer semestre  de manera online y uno de los desafíos es consolidar nuestro trabajo, con más estructura en el uso de plataformas, horarios y en exigencia, ya que tenemos más preparación a esta nueva realidad. También estamos profundizando en la calidad de nuestro modelo de aprendizaje para así entregar una experiencia cada vez mejor. Por supuesto, anhelamos volver a nuestra versión presencial, lo haremos cuando las condiciones sanitarias lo permitan y sea seguro para todos y todas. 

¿Por qué consideran importante tener un área dedicada a lo socio-emocional?

Antonella Magni, Coordinadora de Habilidades Socioemocionales

Antonella Magni, Coordinadora de Habilidades Socioemocionales: Al ingresar a la Educación Superior, los y las estudiantes se ven enfrentados a nuevos desafíos a nivel académico y a nivel social por lo que las habilidades socio-emocionales son especialmente importante para que ellos puedan adaptarse a este nivel educativo.

Éstas se refieren a un conjunto de habilidades tales como identificar y manejar emociones, conocerse a sí mismo, tomar decisiones responsablemente y establecer relaciones saludables con los demás. Por lo mismo, se vuelve especialmente importante desarrollar y fortalecer estas habilidades en estudiantes que se encuentran próximos a realizar la transición entre Educación Media y Educación Superior para que dicho momento pueda ser vivido plenamente.

Mariana Cordero, Coordinadora de Desarrollo Vocacional

Mariana Cordero: Es muy importante tener espacios de desarrollo socio-emocional, sobretodo en la formación educativa. Somos personas y merecemos tener instancias de reflexión sobre nuestros procesos así como también comprender qué es lo que nos está sucediendo. Particularmente, la etapa del desarrollo en la que se encuentran nuestros estudiantes es muy sensible, pues están con grandes cambios. Es por esto que el área socio-emocional es algo que buscamos potenciar, dar a conocer su importancia y que los estudiantes comprendan que es relevante en su desarrollo. Centrándome en mi área, también creo que pensando a futuro es un buen espacio de reflexión para los estudiantes, pues también les permite construir su proyecto de vida lo cual les permite que sus decisiones les hagan sentido y les permitan cimentar sus sueños.