Conversamos con Josefina Hernández, quien desde este año será la encargada de dirigir nuestro programa de Continuidad de Estudios Superiores.

Josefina, psicóloga de la U. Católica, lleva desde el 2019 en Formando Chile, y hasta finales del año pasado, era Coordinadora de Desarrollo Vocacional en la Escuela de Formación para el Ingreso a la Educación Superior. En la entrevista, habló sobre que la llevó a asumir el desafío de dirigir CES y las metas que tiene el área para este nuevo año.

¿De dónde nace el desafío de asumir la dirección de CES?

Hace mucho tiempo me había dado cuenta que me gustaba mucho la educación, pero estudiando psicología siempre me interesó mucho el tema de trabajar con adultos. En ese sentido, ese interés iba muy enfocado en la educación superior, en parte por mi experiencia personal. La etapa universitaria es una que haría de nuevo. Hace un tiempo había pensado lo mucho que me gusta mi trabajo en la Corporación, y lo interesante que sería apoyar a los y las estudiantes no solo en que se mantengan en la carrera, sino acompañarlos en el cambio de identidad que ocurre en la educación superior: empezar a empoderarte, ver el mundo de una manera distinta. Es algo que te cambia la cabeza. Cuando se da la oportunidad, postule para el cargo. Y al haber trabajado en desarrollo vocacional con estudiantes de cuarto medio, voy a ver con ellos una continuidad mientras entran en esta nueva etapa.

¿Trabajar en desarrollo vocacional te ayudó a tomar esta decisión?

Si bien en la EFIES trabajamos con estudiantes de tercero y cuarto medio, siempre estamos mirando a la educación superior. Es algo muy articulado.

¿Qué balance realizarías del trabajo de CES en el 2020?

El equipo CES hizo una pega extraordinaria el año pasado. Se nota porque, a pesar del desafío que significó armas vínculos online, se armó una comunidad muy rica que se ha podido observar en las actividades de cierre de año, los estudiantes valoran mucho el espacio que significa CES. El 2020 fue muy duro, muchos vivieron su primer año de educación superior a la distancia, y es una pérdida y un duelo que hay que afrontar. Pero, a pesar de esto, te das cuenta que los estudiantes aprenden y están contentos.

¿Qué desafíos tiene el programa para el 2021?

Hay que continuar el programa con la mirada que ha tenido los años anteriores: mirada uno a uno con cada estudiante, también una mirada comunitaria, de que quienes estén en CES tengan apoyo entre ellos mismos. Y también recibir una generación que tuvo que cerrar su cuarto medio en pandemia, y probablemente va a vivir el primer semestre de educación superior en pandemia, entonces hay que buscar maneras de articular el programa bajo este contexto y lograr que los estudiantes generen motivación en este cambio.